Los Haitises

Note: The data were entered in the language of the country of origin (English, French or Spanish) and there is no translation available yet.

Chapter 4. ECOLOGICAL CRITERIA

(Guidelines and Criteria Section B/ Ecological Criteria) Nominated areas must conform to at least one of the eight ecological criteria. Describe how the nominated site satisfies one or more of the following criteria. (Attach in Annex any relevant supporting documents.)

Representativeness:


El PNLH alberga una importante y extensa muestra de los ecosistemas de Las Antillas, particularmente los bosque latifoliado húmedo y costeros marinos. Estos incluyen veintiséis (26) árboles y arbustos que son exclusivos de la región cárstica del parque, cayos e islotes, costas rocosas, farallones, humedales, cavernas, manglares y praderas marinas.

Conservation value:


Los ecosistemas del PNLH albergan a numerosas especies de distribución restringida, muchas criticamente amenazadas y otras al menos consideradas en peligro.  Más de 700 especies de plantas se conocen para este parque, entre los arboles dominantes esta la cabirma (Guarea guidonea), el cedro (Cerela odorata), la ceiba (Ceiba pentandra), copey (Clusea rosea). 

 

Hay que resaltar también que en el PNLH no existen ríos superficiales debido a la porosidad de la roca que conforman su terreno virtiendo al mar a traves de aguas subterraneas.  Dentro del PNLH existen multitud de cavernas como muchas de las cuales fueron utilizadas por habitantes precolombinos como viviendas o a centros ceremoniales, convirtiendose estas en un legado de gran valor para la zona. En dichas cavernas se conservan más de mil pictografías y petroglifos que datan de la epoca precolombina. 

 

Igualmente, como reptiles endémicos amenazados se reportan allí: el saltacocote (Anolis baleatus) y anolis cabezón (Anolis cybotes). En ambientes particulares del área del parque frecuentan también otras especies consideradas como amenazadas, como son el manatí (Trichechus manatus manatus) y tres (3) especies de tortugas marinas : carey (Eretmochelys imbricata), caguama (Caretta caretta) y tortuga verde (Chelonia mydas). A esto se agregan los reportes de hábitat para las dos especies endémicas de mamíferos terrestres: el solenodonte (Solenodon paradoxus) y la jutía (Plagiodontia aedium).

 

En cuanto a la avifauna, se reporta un total de 178 especies, incluyendo especies terrestres, acuáticas y migratorias. Entre las aves se destaca allí la presencia del gavilán de La Hispaniola. (Buteo jamaicensis), cuyo estado de conservación ha sido considerado como en peligro crítico. Tomando en consideración que el PNLH es el único hábitat natural actual para superveniencia del gavilán, el área del parque forma parte de la iniciativa Alianza Cero Extinción así como de la red de Áreas Importantes para la Conservación de las Aves en la República Dominicana.

Rarity:


El PNLH está constituido por una plataforma kárstica del Mioceno de la era terciaria, formado por rocas calcáreas y calizas. Sirve de refugio a 700 especies de plantas para el área del parque. Solo 50 especies no son nativas y unas 127 especies (17.39 %) son endémicas de la isla La Hispaniola. De las 127 especies endémicas de La Hispaniola presentes en el parque, 32 especies son reportadas como de distribución restringida para la formación geomorfológica de Los Haitises. La palmera coco macaco (Coccothrinax glacilis) es una especie poco común en La Hispaniola y en Los Haitises se comporta como planta pionera.

En cuanto a la fauna existente dentro del PNLH se encuentran tres (3) anfibios endémicos : rana arborícola gigante (Osteopilus vastus), rana amarilla (Osteopilus pulchrilineatus) y la rana verde (Hypsiboas heilprini) ; y dos (2)  reptiles Gecko anillado (Phaerodactylus samanensis) y Gecko rayado (Phaerodactylus cochranae).

En el tambien se encuentran 178 especies, incluyendo especies terrestres, acuáticas y marinas, entre ellas el gavilán de La Española amenazado de extinción. 

Naturalness:


El PNLH es el único sitio en que puede apreciarse una plataforma karstica con bosque latifoliado húmedo y bosque semideciduo. Esto se debe en gran medida a su suelo de roca caliza unido a la carencia de fuentes superficiales de agua dulce y su ubicación geográfica. 

Critical habitats:


Bosque latifoliado húmedo

Ocupa las zonas centrales del parque y se desarrolla sobre suelos ferralíticos en las colinas y en sustrato kárstico con acumulación de suelo en los fondos u hondonadas. Muestra una compleja estructura y una diversa composición florística con elementos raros y endémicos.

Suele alcanzar hasta 20 metros de altura, con dos (2) estratos arbóreos y dos (2) arbustivos.

Con una densa cobertura, llega a contener 232 árboles por hectárea con DAP mayor a 20 centímetros (DNP/AECI/Junta de Andalucía [1991]). La poca luz en el sotobosque favorece el establecimiento y crecimiento de helechos, musgos y líquenes. Entre sus principales especies arbóreas figuran: Oxandra laurifolia, amacey (Tetragastis balsamifera), Dendropanax arbórea, Ocotea spp., Sideroxylon domingensis, Hyeronima domingensis, cabirma (Guarea guidonea), Turpinia occidentalis, copey (Clusea rosea), Cordia sulcata, manacla (Prestoea montana), peonía (Ormosia krugii) cacao cimarrón (Sloanea berteriana). Los arbustos más frecuentes son: Palicourea spp., Phsychotria spp. y Theophrasta americana. Entre las hierbas son frecuentes allí Marcgravia rectiflora y samo (Entada gigas). Abundan también bromelias y orquídeas. El ambiente de bosque latifoliado húmedo sufre la constante amenaza de tumba y quema para dar paso a la agricultura migratoria dentro del parque.

 

Bosque semideciduo

Se desarrolla en las laderas de los mogotes sobre sustrato rocoso con poco o ningún suelo, rápido drenaje y exposición máxima a la radiación solar y a la acción del viento (DNP/AECI/Junta de Andalucía, 1991). Su fisonomía es un tanto achaparrada, con especies propias de los cayos y la costa rocosa, pero con menor desarrollo de los individuos. Contiene especies de gran amplitud ecológica como son: copey (Clusea rosea), Leptogonum molle, Drypetes alba y Maytenus domingensis (Zanoni et al., 1990). Árboles y palmas típicas de este ambiente son: Coccothrinax argentea, palma coco macao (Coccothrinax glacilis), Clusia

abbottii, Clusia minor, Alchornea latifolia, Sapium jamaicense, Allophyllus cominia, Thouinia domingensis, Psidum acranthum, Bombacopis emarginata, Sloanea amygdalina, Manilkara bidentata, Ziziphus rhodoxylon, Ocotea antillana, caoba (Swetenia mahagoni). Entre los arbustos frecuentes tenemos: Piptocoma samanenis, Poitea galeloides, Guapira reticulata, Amyris metopioides, Comoclaudia cuneata, Gesneria viridifolia e Hilla tetrandra.

Este tipo de ecosistema suele estar sujeto a impacto de incendios provenientes de la tumba y quema. El grado de perturbación varía según las zonas y puede manifestar la pérdida total de cobertura vegetal y el afloramiento del sustrato rocoso. La capacidad de regeneración de este ambiente se ve comprometida a causa de los niveles de degradación en algunas zonas.

 

Manglar

El manglar como ecosistema está relativamente bien representado en el PNLH, ocupando allí una extensión de 2,122 hectáreas (3.4 % del territorio del parque [hacia el año 2003]) y localizándose mayormente en: i) Desembocadura del río Barracote, ii) Bahía de San Lorenzo, iii) Río Caño Hondo, iv) Boca del Infierno. En la desembocadura del río Barracote la especie dominante es el mangle rojo (Rhizophora mangle), formando un bosque de hasta 15 metros de altura. Hacia el interior de la bahía la misma especie crece más bajo en forma de pequeños montículos o colonias. La extensa y continua cobertura de manglar en la bahía de San Lorenzo se desarrolla en la costa este y sur, aunque en la costa norte suelen aparecer también manchas aisladas. El manglar de la referida bahía está compuesto por las cuatro especies típicas del manglar caribeño: a) mangle rojo (Rhizophora mangle), b) mangle negro (Avicennia germinans), c) mangle blanco (Laguncularia racemosa) y d) mangle botón (Conocarpus erectus).

En las orillas del río Caño Hondo hasta su desembocadura en la bahía de San Lorenzo se desarrolla una franja de manglar dominado por el mangle blanco (Laguncularia racemosa) y el mangle rojo (Rhizophora mangle). Como especies asociadas figuran: el helecho de manglar (Acrotichum sp.) y el bejuco de manglar (Rhabdadenia biflora).

En las orillas del caño Boca del Infierno se desarrolla una ribera de manglar dominada por árboles de mangle rojo (Rhizophora mangle) de hasta 20 metros de altura.

 

Costas rocosas y farallones

En todo el litoral norte, frente a la Bahía de Samaná, se desarrolla una vegetación sobre costa rocosa conformada por mogotes que llegan hasta el mar. La fisonomía de la vegetación varía según sea la disponibilidad de suelo y la exposición al viento y a la salinidad. Conforme Zanoni et al. (1990) el estrato arbóreo más alto puede alcanzar 12 metros de altura y sus

especies típicas son: Juan colorao (Bancocopsis emarginata), almácigo (Bursera simaruba), amacey (Tetragastis balsamifera) y Plumeria magna. Otro estrato arbóreo inferior y más denso suele estar compuesto por: Cameraria angustifolia, Clusia picardae, copey (Clusea rosea), Pithecellobiun abbottii, Tetrazygia cordata, uvilla (Coccoloba diversifolia) y Bumelia domingensis.

En el estrato arbustivo las especies más comunes son: Comoclaudia cuneata, Plumeria obtusa, Plumeria tuberculata, Tabebuia acrophylla, Tabebuia marcanoii, Guapira reticulata, Hillia tetrandra, Ixodorea veris, Stevensia ovatifolia y la palma coco macao (Coccothrinax glacilis). Otras especies arbustivas son: Senecio samanense, Amyris metopioides y Tabebuia samanensis. Aunque las trepadoras no son tan abundantes allí, suelen observarse: bejuco de indio (Gouania lupuloides), Gouanmia polygana, Ipomoea furcyensis, Rhodopis planisiliqua, Passiflora murucuja y Smilax havanesis.

 

Las bromelias (Bromeliaacea) constituyen las epifitas más frecuentes: Catopsis berteroana, Catopsis sessiliflora, Tillandsia fasciculata, Tillandsia usneoides, Tillandsia utriculata, Tillandsia capitata, Tillandsia festucoides, Tillandsia pruinosa, Vriesia ringens, Vriesea sanguinolenta, Guzmania berteroana, Guzmania lingulata y Pitcairnia domingensis. Varias de estas especies crecen adheridas a las rocas de los farallones y acantilados. Entre las pocas hierbas que se encuentran allí, tenemos: Zamia pumila y maguey (Agave antillana).

 Cayos. 

En el área del PNLH existen numerosos cayos e islotes que, dependiendo de su extensión y elevación, pueden estar desprovistos de vegetación o forman bosque en su interior. Los cayos más bajos están expuestos al oleaje constante por lo que carecen de vegetación arbórea o arbustiva, encontrándose allí algunas especies halófilas. Con su sustrato rocoso, los cayos e islotes más grandes presentan en su interior una vegetación de composición bastante similar a la de los mogotes y de la costa rocosa (Zanoni et al., 1990). Entre Boca del Infierno y El Naranjo Arriba se localiza el Cayo de Los Pájaros, nombrado así por servir de sitio de anidamiento y descanso para la tijereta (Fregata magnificens) y el pelicano (Pelecanus occidentalis). En su interior existe un bosquecito compuesto mayormente por el copey (Clusea rosea), el higo (Ficus aff. laevigata) y almendra (Terminalia catappa) y Metopium toxiferum. Los principales arbustos son: uvilla (Coccoloba diversifolia), Chamissoa altísima y Trichostigma octadrum. Resulta notorio el crecimiento allí del cactus Hylocereus trigonus y el arbusto sarmentoso Plumbago scadens

Praderas marinas.

Crecen en aguas someras y tranquilas en gran parte del litoral del PNLH. Están constituidas por fanerógamas marinas, especialmente Thalassia testudimum y Siringodium filiforme, a las cuales se agregan algunas algas como Holodule wrightii (DNP/AECI/Junta de Andalucía, 1991). Como ecosistema, las praderas marinas adquieren relevancia y atención especial al servir de hábitat crítico para especies en peligro de extinción como el manatí (Trichechus manantus) y tortugas marinas.   

Diversity:


Entre ésta cabe mencionar el Gavilán de La Española (Buteo jamaicensis), cuyo único hábitat natural actual para superveniencia del gavilán se encuentra en el PNLH. A su vez la zona del parque tambien le sirve de habitat a otras especies que incluyen anfibios y algunas especies de plantas amenazas que alli se encuentran : Stevensia acuelolata, Calyptronoma plumeriana y Piper laeteviride.

También, en la parte costero marina del parque habitan  tres (3) especies de tortugas marinas : carey (Eretmochelys imbricata), caguama (Caretta caretta) y tortuga verde (Chelonia mydas) y el manati antillano (Trichechus manatus manatus).

Connectivity/coherence:


La ubicación geográfica del PNLH lo habilita para servir de conectividad de ecosistemas críticos y especies, el delfín nariz de botella (Tursiops truncatus),  el manatí antillano (Trichechus manatus manatus)  y las tres especies de tortugas que habitan en la zona, con otras Áreas Protegidas, al Noreste del parque como el Santuario de Mamíferos Marinos y  al Norte del parque con el Parque Nacional Manglares del Bajo yuna