Parque Nacional Guanahacabibes

Note: The data were entered in the language of the country of origin (English, French or Spanish) and there is no translation available yet.

Chapter 3. SITE DESCRIPTION

a - General features of the site

Terrestrial surface under sovereignty, excluding wetlands:

179 sq. km

Wetland surface:

5998 ha

Marine surface:

160 sq. km

Global comment for the 3 previous fields (optional):

- Superficie terrestre bajo soberanía, excluyendo humedales: 17 882 ha, equivalentes a 178.8 km2
- Superficie de humedales: 5 998 ha, equivalentes a 59.9 km2
- Superficie marina: 15 950 ha, equivalentes a 159.5 km2
- Superficie total del sitio: 39 830 ha, equivalentes a 398.3 km2

b - Physical features

Brief description of the main physical characteristics in the area:

Véase a continuación

Geology:

El territorio emergido del Parque Nacional Guanahacabibes en términos geológicos posee una edad reciente, constituido por rocas calizas organógenas, fundamentalmente arrecifales que a partir del Plioceno Superior-Pleistoceno Inferior y hasta la actualidad se ven afectadas por movimientos neotectónicos en forma de basculamiento. Este fenómeno ha generado el hundimiento de la costa Norte, cubierta por ciénagas y pantanos que se orienta sobre una ancha plataforma submarina de poca profundidad y el ascenso de la costa Sur con acantilados, seboruco costero y playas arenosas, con presencia de una plataforma insular sumamente estrecha.

La peculiar estructura geológica de Guanahacabibes permite apreciar fenómenos como la presencia de pantanos en la porción Norte y la acumulación de depósitos arenosos sobre farallones de 20 m sobre el nivel medio del mar en la costa Sur, además de las distintas terrazas labradas en la zona de Cabo Francés.

Sobre el sustrato calizo que forma el territorio se ha desarrollado un intenso proceso de carsificación, cuyo resultado es el relieve de carso desnudo caracterizado por un elevado agrietamiento, alta cavernosidad, una red hidrográfica netamente subterránea y predominio de campos de lapiez o diente de perro, casimbas,
hoyos, dolinas, grutas, etc.

En esta llanura cársica de origen marino se describen, desde el punto de vista geológico las siguientes formaciones:

Formación Vedado: Calizas margosas, masivas biogénicas de origen arrecifal, de color crema a blanco. Edad
Plioceno (parte alta) hasta el Pleistoceno Inferior. Constituye el núcleo principal de la superficie emergida de
la península.

Formación Jaimanita: Calizas arrecifales, biodetríticas y coralinas de edad Pleistoceno Medio. Yace sobre la
formación Vedado, ocupando la primera terraza marina.

Formación Cayo Piedra: Biocalcarenitas olíticas de ambiente retroarrecifal de edad Pleistoceno Medio,
extendiéndose posiblemente hasta el Superior.

En la península se diferencian dos formaciones ingeniero-geológicas:

Formación Carbonatada: Ocupa la mayor parte del área, incluye las formaciones litoestratigráficas Vedado, Cayo Piedra y Jaimanitas. Todas estas unidades pertenecen al grupo o complejo rocososemirocoso, ya que por su variabilidad facial se encuentran rocas de resistencia variable, presentando macro y micro porosidad, lo que unido a su composición química y al intenso agrietamiento, condicionan un amplio desarrollo del carso y su considerable patrón de cavernosidad. Estas características hacen que sean riesgosas las construcciones de gran peso en el área por el posible derrumbe de la base de sustentación y que se pueda provocar contaminación del manto freático por residuales.

Formación Terrígena: Incluye conglomerados y areniscas poco consolidadas y arcillas arenosas abigarradas. Sus espesores en esta región no son muy altos y pueden aparecer en su lugar calizas de las formaciones Vedado o Paso Real con igual desarrollo de los procesos cársicos que las anteriores.

Resultan de interés en la estructura geológica de la península los depósitos holocénicos siguientes:
· Marinos (de playa), consistentes en arenas calcáreas biodetríticas.
· Biogénicos de manglar y de pantano (palustres).
· Sedimentos fluviales producto de los procesos de intemperismo a que están sometidas las rocas calcáreas aflorantes.
· Formas secundarias del Carbonato de Calcio como la travertina, estalactitas, estalagmitas y otras.

Soil:

El territorio del Parque Nacional Guanahacabibes, por ser una región recientemente levantada, sobre todo en su extremo occidental, posee un espesor de sus suelos pobre (entre 15 y 20 cm promedio), dado fundamentalmente por encontrarse en un período de formación incipiente, al que se acompañan procesos de lixiviación y descensos.

El suelo aparece en forma de Rendzinas rojas y negras sobre rocas carbonatadas jóvenes en todo su núcleo central. Hacia el Norte, próximos a la costa y coincidiendo con una zona topográficamente baja y modificada continuamente por una lenta subsidencia, aparecen suelos (en formación) del agrupamiento cenagoso y tipo turba fibrosa sobre calizas y calizas margosas; los cuales se encuentran salinizados. Por casi todo el borde de la costa Sur, aparecen acumulaciones arenosas en forma de una franja de espesor y ancho variable.

En general los suelos de la península se caracterizan por su bajo grado de acidez, bajo contenido de materia orgánica y fertilidad natural.

Las características específicas del suelo en la península, y en particular en las áreas del Parque Nacional, hacen que estos actúen exclusivamente como sustrato para la vegetación, siendo prácticamente imposible su uso en actividades agrícolas. Por tal razón el uso de la tierra está prácticamente limitado a servir de sustrato a los bosques naturales del territorio.

Topography:

Geomorfológicamente se corresponde con una llanura carsificada de origen marino con basculamiento neotectónico de 4° a 6°, principalmente hacia el Norte, dando como resultado que su topografía se presente con un litoral Norte en proceso de sumersión, en el que se presentan formaciones de manglares y pantanos.

En el bloque oriental predominan las formas denudativas, siendo éste el que topográficamente se encuentra más elevado. Los puntos más altos de la península se encuentran al Sur en los acantilados con alturas que pueden llegar hasta 20 metros sobre el nivel del mar. En el bloque occidental predominan las acumulativas, manifestándose importantes áreas de pantanos interiores entre el abanico de barras arrecifales recientemente emergidas.

En general se trata de una llanura cársica activa con peculiares formas, donde los procesos de disolución originados por la interacción de las aguas pluviales con el carbonato de calcio han jugado un papel decisivo en la modelación de la roca, generando estructuras como dolinas, lapiez o “diente de perro”, cavernas, etc. En la península pueden distinguirse varias categorías de relieve:

· Terraza baja con seboruco costero y acumulaciones arenosas.
· Terraza alta con balcones y/o farallones.
· Llanura interior de carso desnudo.
· Llanura baja pantanosa.
· Superficie alta de carso semiestabilizado.

Underwater formations:

Las características hidrográficas e hidrogeológicas de la región están condicionadas por su geología, relieve y configuración.

En el territorio del Parque Nacional Guanahacabibes no se reconocen aguas superficiales de escorrentía; solo se presentan afloramientos del manto a través de cuencas cerradas o pequeñas dolinas inundadas (cuevas, casimbas, cenotes, etc.), estando entre las más notables la laguna de Los Negros. También aparecen pantanos interiores con aguas salinizadas.

Sobre las aguas subterráneas, en la península existen dos sectores bien definidos con diferentes condiciones hidrogeológicas: El Sector Este, comprendido desde La Bajada hasta la Ensenada de Cortés, y el Sector Oeste, desde La Bajada hasta el extremo más occidental. Por los análisis de agua realizados hasta el presente, se aprecia mayor calidad del recurso hacia el sector Este, a ello contribuye que para este sector existe un sistema de colectores subterráneos desde el macizo montañoso de la Sierra de los Órganos.

Las aguas subterráneas forman parte del horizonte acuífero cársico-fisural en relación hidráulica directa con el mar, lo que implica un alto grado de mineralización, acentuado fundamentalmente por la configuración alargada y estrecha del territorio y su baja altimetría, incidiendo además en el poco espesor del lente de agua dulce.

De forma general el manto freático se encuentra a pocos metros de la superficie, aumentando significativamente su poca profundidad hacia la zona litoral Norte debido al hundimiento que experimenta esa franja del territorio, lo cual ha hecho que el grado de hidromorfismo se eleve considerablemente.

El área marina está afectada por la contracorriente cubana que tiene su manifestación principal en corrientes marinas intensas en la proximidad de Cabo Corrientes y Cabo de San Antonio, lo cual condiciona en particular la agregación de especies como los pargos y meros en sitios específicos. Las mareas suelen alcanzar promedios de 28 cm en la pleamar, aunque el nivel medio alcanza los 15 cm. Con vientos predominantes de región Sur el nivel regular de las aguas del mar puede ascender unos 30 cm en la zona marina del Parque.

Others:

Clima

De forma general la región presenta un clima tropical con marcada influencia marítima. En todo el territorio se presentan condiciones climáticas favorables en el periodo Noviembre-Abril por producirse en esta etapa características propias de invierno o del periodo de transición entre este y el verano y viceversa.

· Régimen de temperaturas:
En la península las temperaturas que oscilan entre 21.5 °C de promedio de mínimas y 29.3 °C de promedio de máximas, siendo 25.3 °C la temperatura media anual.

· Régimen de precipitaciones:
Las lluvias se comportan con un acumulado promedio de 1 443.1 mm/año. En general para la zona del Cabo de San Antonio se alcanza un acumulado medio anual de 1 454.9 mm de precipitación en 115 días con lluvia, mientras que en La Bajada se alcanzan acumulados medios anuales de 1 431.2 mm de precipitaciones en 123 días con lluvia.

· Humedad relativa y Vientos:
La humedad relativa promedio anual en la península es del 81%. Los vientos predominan fundamentalmente del Este y del Noreste, presentándose en ambas direcciones en el 80% de los casos. El predominio de las bajas presiones extra tropicales, principalmente en el mes de marzo, genera fuertes vientos de componente Sur con altas probabilidades de penetraciones del mar.

· Eventos meteorológicos extremos:
Las mayores probabilidades de afectaciones por tormentas locales severas y organismos tropicales se observan entre los meses de Junio y Noviembre, por lo que durante este periodo deben considerarse las máximas probabilidades de ocurrencia que se ofrecen en la cronología de ciclones tropicales y los principales elementos destructivos que ellos generan como la fuerza de los vientos, inundaciones por lluvias intensas y penetraciones del mar.

· Sistemas frontales:
La temporada de afectación por sistemas frontales se extiende desde noviembre hasta marzo, para un total promedio de 19 frentes fríos por año. En 74 temporadas anteriores estudiadas la península ha sido afectada por 1 461 frentes. La frecuencia por meses es de 3 para marzo, 2 para abril, 0.7 en mayo y 2.8 para noviembre. La mayoría, 10.7 frentes, se concentra en los meses de Diciembre, Enero y Febrero, considerados como más peligrosos, con diferentes niveles de incidencias sobre las características del oleaje y del régimen de vientos predominante.